La hija de Gideon

La Hija de Gideon es la segunda de dos dramas de la televisión de la BBC unidos escritos y dirigidos por Stephen Poliakoff.

Producido independientemente para la BBC por Támesis Talkback y Bill Nighy protagonizado, Miranda Richardson y Emily Blunt, se aireó en el Reino Unido en la BBC Un el 26 de febrero de 2006 y en los EE.UU en la BBC América un mes más tarde. Se mostró a través de Australia en ABC1 el 2 de noviembre de 2008. El primer de los dramas, Amigos y Cocodrilos, se había transmitido el mes anterior, con el carácter de Sneath (Robert Lindsay) que aparece en ambos y sirve del narrador de la Hija de Gideon. La serie Mini era el reloj por 10.2 millones de espectadores.

Tanto Nighy como Premios del Globo de Oro recibidos Embotados por sus actuaciones.

La producción ganó un Premio de Peabody en el abril de 2007

Historia

Explorando temas de amor, pérdida, paternidad y el culto de celebridad, se pone en el telón de fondo de la Nueva llegada al poder del Partido Laborista, la muerte de la princesa Diana y el desarrollo poco aconsejable de la Cúpula del Milenio. Gideon es un publicista excelente y el padre enviudado de una hija adolescente malhumorada, conducida al borde de un colapso nervioso por su separación emocional de él. Es resentida que era un adúltero consecutivo que llamaba a su amante ya que su madre pone morir del cáncer. Para poner la distancia entre ellos, ella en primeros proyectos de hacer al voluntario trabajan en Sudamérica o (la opción preferida de su padre) para estudiar en la universidad de Edimburgo.

Stella se aflige la muerte de su hijo joven, matado montando su moto en caminos públicos por primera vez. Con miedo del sueño y desesperado por evitar su sentido de la pérdida, trabaja el turno de noche en un supermercado donde cría a cobayos en la espalda. Encuentra a Gideon cuando su exmarido trata de abordar a uno de los clientes de Gideon, un Nuevo Ministro de Trabajo, sobre la carencia del gobierno de la respuesta a las condiciones de tráfico inseguras que causaron la muerte de su hijo. Pronto después de la reunión accidental, los dos se encuentran desarrollando una obligación emocional, juntada por un sentido compartido de pena y pérdida.

Relaciones

Enlaces externos



Buscar