Menú costó

En la economía, un coste del menú es el coste para una firma que resulta de cambiar sus precios. Los tallos del nombre del coste de restaurantes que literalmente imprimen nuevos menús, pero economistas lo usan para referirse a los gastos de cambiar precios nominales en general. En esta definición más amplia, los gastos del menú podrían incluir sistemas de ordenadores de actualización, nueva marcación de artículos y alquiler de consultores para desarrollar nuevas estrategias de fijación de precios así como los gastos literales de imprimir menús. Más generalmente, pueden pensar del coste del menú como resultando de gastos de la información, decisión y realización que resulta en la racionalidad saltada. A causa de este gasto, las firmas a veces no siempre cambian sus precios con cada cambio de la oferta y demanda, llevando a la pegajosidad de precios.

Generalmente, el efecto en la firma de pequeños cambios en el precio (por cambios de suministro y/o demanda, o sea debido a ajustes leves en la política monetaria) son relativamente menores comparado con los gastos de notificar el público de esta nueva información. Por lo tanto, la firma prefiere existir en el leve a incurrir en los gastos del menú.

Historia

El concepto de un coste de la suma global (coste del menú) al cambio del precio fue al principio introducido por Sheshinski y Weiss (1977) en su artículo que mira el efecto de la inflación en la frecuencia de variaciones de precios. La idea de aplicarlo como una teoría general de la Rigidez de Precios Nominal fue propuesta simultáneamente por varios en 1985-6. George Akerlof y Janet Yellen proponen la idea que debido a saltó las firmas de la racionalidad no querrán cambiar su precio a menos que la ventaja sea más que una pequeña cantidad. Este saltó la racionalidad lleva a la apatía en precios nominales y salarios que pueden llevar a la salida que fluctúa a precios nominales constantes y salarios. Gregory Mankiw tomó la idea costada por el menú y se concentró en los efectos de bienestar de cambios de la salida que resulta de precios pegajosos. Michael Parkin también propuso la idea.

El menú costó la idea también fue aplicada a salarios y precios por Olivier Blanchard y Nobihuro Kiyotaki. La nueva explicación keynesiana de la pegajosidad de precios confió en la introducción del concurso imperfecto con el precio (y salario) agentes que se ponen. Esto comenzó un cambio en la macroeconomía lejos de usar el modelo del concurso perfecto con agentes de toma de precios a la utilización del equilibrio imperfectamente competitivo con precio y agentes de ajuste del salario (generalmente adopción del concurso monopolístico).

Análisis más profundo

Considere una firma hipotética en una economía hipotética, con un gráfico cóncavo que describe la relación entre el precio de su bien y la ganancia correspondiente de la firma. Como siempre, el punto de maximizando de la ganancia está en el muy superior para la curva.

Ahora suponga que allí existe una gota en la producción total. Mientras esto hace que verdaderos salarios se caigan (cambio de la ganancia tuercen hacia arriba, permitiendo más ganancia por el mismo precio), también disminuye la demanda del producto de la firma (cambio de la curva abajo). Suponga que el efecto neto es un cambio hacia abajo (como por lo general es).

El resultado está una ganancia máxima asociada con un precio inferior (los cambios de la ganancia del máximo a la izquierda un poco, a consecuencia del movimiento de la curva de la ganancia). Suponga que el viejo precio (y así el viejo precio de la ganancia que maximiza) eran el M y el nuevo precio que maximiza es N. También suponga que la nueva ganancia máxima es B y la nueva ganancia correspondiente al viejo precio es A. Así el precio M de producciones un en ganancia y precio N cede B en la ganancia.

Ahora suponga que hay un coste del menú, Z, en el cambio del precio M al precio N. Como la firma debe pagar Z para hacer este cambio, sólo lo pagarán si Z



Buscar